Josemaría Escrivá Obras
829

Dile al Señor que, en lo sucesivo, cada vez que celebres o asistas a la Santa Misa, y administres o recibas el Sacramento Eucarístico, lo harás con una fe grande, con un amor que queme, como si fuera la última vez de tu vida.

    —Y duélete, por tus negligencias pasadas.

Anterior Ver capítulo Siguiente