Josemaría Escrivá Obras
848

Ya lo dijo el Maestro: ¡ojalá los hijos de la luz pongamos, en hacer el bien, por lo menos el mismo empeño y la obstinación con que se dedican, a sus acciones, los hijos de las tinieblas!

    —No te quejes: ¡trabaja, en cambio, para ahogar el mal en abundancia de bien!

Anterior Ver capítulo Siguiente