Josemaría Escrivá Obras
878

Jesús tenía, al morir en la Cruz, treinta y tres años. ¡La juventud no puede servir de excusa!

    Además, cada día que pasa, ya vas dejando de ser joven... aunque con El tendrás su juventud eterna.

Anterior Ver capítulo Siguiente