Josemaría Escrivá Obras
902

Yo tampoco pensaba que Dios me cogiera como lo hizo. Pero el Señor —déjame que te lo repita— no nos pide permiso para "complicarnos la vida". Se mete y... ¡ya está!

Anterior Ver capítulo Siguiente