Josemaría Escrivá Obras
98

¡Señor!, dame ser tan tuyo que no entren en mi corazón ni los afectos más santos, sino a través de tu Corazón llagado.

Anterior Ver capítulo Siguiente