Josemaría Escrivá Obras
388

Pero... ¿de veras piensas que todo lo sabes, porque has sido constituido en autoridad?

—Oyeme bien: el buen gobernante “sabe” que puede, ¡que debe!, aprender de los demás.

Anterior Ver capítulo Siguiente