Josemaría Escrivá Obras
590

Esa propensión tuya —apertura, la llamas— para admitir fácilmente cualquier afirmación, que vaya contra aquella persona, sin oírla, no es precisamente justicia..., ni mucho menos caridad.

Anterior Ver capítulo Siguiente