Josemaría Escrivá Obras
605

Es virtud mantenerse coherente con las propias resoluciones. Pero, si con el tiempo cambian los datos, es también un deber de coherencia rectificar el planteamiento y la solución del problema.

Anterior Ver capítulo Siguiente