Josemaría Escrivá Obras
683

Cuando hay vida interior, con la espontaneidad con que la sangre acude a la herida, así se recurre a Dios ante cualquier contrariedad.

Anterior Ver capítulo Siguiente