Josemaría Escrivá Obras
835

Así mató aquel confesor la concupiscencia de un alma delicada, que se acusó de ciertas curiosidades: —“¡Bah!: instintos de machos y de hembras”.

Anterior Ver capítulo Siguiente