Josemaría Escrivá Obras
900

Aprende a decir que no, sin herir innecesariamente, sin recurrir al rechazo tajante, que rasga la caridad.

—¡Recuerda que estás siempre delante de Dios!

Anterior Ver capítulo Siguiente