Josemaría Escrivá Obras
959

Al coger a sus niños en brazos, las madres —las buenas madres— procuran no llevar alfileres que puedan herir a esas criaturas...: al tratar con las almas, hemos de poner toda la suavidad... y toda la energía necesaria.

Anterior Ver capítulo Siguiente